rené soluciones para un hogar saludable y eficiente.

No hay productos en el carrito.

¿Cómo ECOutilizar el horno?

El horno es un gran consumidor de energía al generar calor a alta temperatura en un periodo breve de tiempo pero no es de los que más gasta ya que se utiliza con menos frecuencia que otros electrodomésticos en el hogar.

  • Como su coste es elevado, difícilmente será rentable substituir un equipo por otro más eficiente antes de que finalice su vida útil. Si el salto energético es muy alto y su uso muy intensivo, se puede considerar.
  • Escoge un modelo apropiado a tus necesidades, según sean tus hábitos culinarios y el número de comensales en casa que determinará su capacidad interna.
  • Valora su potencia: cuanto más alta, antes se cocinará el alimento.
  • Ideal adquirir un modelo del nivel máximo de eficiencia (A+), para evitar consumos innecesarios.
  • Recomendamos uno de convección. La diferencia radica en que estos hornos reparten el calor de forma homogénea por todo su interior, lo que quiere decir que cocinan más rápido y gastando mucho menos.
  • Aprovechar, siempre que se pueda, el calor residual. Esto significa apagar el horno unos 5-10 minutos antes, para conseguir que los alimentos se terminen de cocinar con el calor acumulado en el horno. Ir experimentando los tiempos para cada clase de comida.
  • Regular la temperatura de cocción desde el principio y evitar colocar el termostato a temperatura máxima. La cocción no se acelera y el consumo aumenta en un 10%
  • No es necesario precalentar el horno para cocciones superiores a una hora. Los hornos con «circulación forzada» reducen su tiempo de cocción, al menos en un 15%.
  • Calcular la temperatura que tarda el horno en alcanzar una temperatura de trabajo para no ponerlo en funcionamiento con más antelación de la necesaria.
  • No abrir la puerta del horno innecesariamente durante la cocción. Los hornos incluyen una luz que, en muchos casos, se mantiene encendida, por lo que no necesitaremos abrir la puerta. Cada vez que lo hacemos, el horno debe intensificar su actividad para conseguir recuperar la temperatura. Cada vez que abrimos la puerta se pierde un mínimo del 20% de la energía acumulada.
  • Aprovechar el uso del horno en los periodos tarifarios más económicos así ahorraremos dinero. Si se dispone de una instalación solar fotovoltaica de autoconsumo, cocinar con el horno en las horas de más producción solar.
  • Aprovechar su capacidad para cocinar varios alimentos a la vez.
  • No descongelar alimentos dentro del horno. Mejor descongelar los alimentos en la nevera con la previsión de tiempo necesaria.
  • Cortar los alimentos en porciones más pequeñas reducirá el tiempo de cocción.
  • Si tu  horno dispone de cronometro, asegurar su programación. Si estamos haciendo tareas por casa el horno se apagará y seguramente el alimento no se quemará.
  • Limpiar la grasa después del uso.
  • Revisar las juntas de la puerta para no tener pérdidas innecesarias.
  • No instalar la nevera justo al lado del horno, ya que con el calor que desprende este, la nevera tendrá que consumir más energía para mantener el frío en su interior.
  • Reducir su consumo priorizando otras formas de cocción.
  • Valorar alternativas como los hornos solares.
  • Evitar el uso del horno para calentar alimentos. El microondas es mucho más eficiente en ese sentido, con él ahorrarás hasta un 70% de energía.
  • Contratar una comercializadora de energía verde. (Ver entrada anterior: ¿Electricidad verde?)
  • Ajustar la potencia contratada a las necesidades reales de nuestra vivienda.
como-ECO-utilizar-mi-horno-rene