rené soluciones para un hogar saludable y eficiente.

No hay productos en el carrito.

Conservar bien para nutrirnos mejor

Para mantener frescos los alimentos en casa hay que conservarlos bien pero hay un paso previo que creemos que es muy importante: ´¿dónde adquirimos los alimentos? ¿qué cantidad compramos?

¡La mejor opción para comer muy fresco es tener huerto propio! En la ciudad, es más complicado pero siempre podemos aprovechar cualquier rincón de casa para cultivar en macetas o germinar. Si tenemos terraza podemos tener una tabla de cultivo y si tenemos un jardín, nuestro propio huerto. En caso de que no dispongamos de espacio , existen cada vez más fórmulas que permiten consumir productos frescos, de temporada, de proximidad y ecológicos: una opción son los huertos colectivos. Si os interesa este tema, os recomendamos seguir la iniciativa de Huertos in the Sky que tiene por objetivo transformar las cubiertas vacías de Barcelona en huertos urbanos sociales. Cada vez afloran más los pequeños mercados de proximidad como el mercado Slow Food de Barcelona. Nosotros consumimos cestas de verdura y fruta cada semana de Cal Rosset y en la terraza hemos construido una mesa de cultivo que nos suministra flores, hierbas y verduras que usamos por los zumos verdes de la mañana.

Comprar fresco no es suficiente, cuando los alimentos llegan a casa debemos mantenerlos frescos y esta función actualmente recae en el frigorífico, un electrodoméstico imprescindible para conservar alimentos,  aunque a cambio de consumir energía. Por esta razón, ¡mucho mejor si la nevera es eficiente! Todavía podemos ir más lejos. ¿Por que no conectarnos a una fuente de energía renovable mediante el autoconsumo o contratar una comercializadora verde? ¡Os animamos! También existen neveres a gas pero no tienen mucha potencia.

Las neveras más comunes son las neveras No Frost. Estas han sustituido a las neveras por enfriamiento cíclico porque no crean capa de hielo en el congelador. Desgraciadamente resecan los alimentos. Si tenemos una nevera de este tipo hay que tomar medidas para mantener los alimentos frescos: guardarla en el cajón de las verduras en una bolsa de algodón orgànico un poco húmeda. Un recurso que funciona de maravilla, mucho mejor que con bolsas de plástico agujereadas. Nos lo comentó una clienta que compró un montón de bolsas de algodón orgànico que nosotros siempre vendíamos para la compra a granel sin plásticos. Además del cajón, recomendamos cerrar herméticamente los alimentos frescos en recipientes al vacío bien de plàstico o vidrio. Otras alternatives muy habituales  para guardar la comida en la nevera son recipientes abiertos que protegemos con film de plástico. ¿Sabeis que tenemos alternativas más saludables como el film de plástico biodegradable, los contenedores de vidrio, los films de cera de abeja y para la congelación, las bolsa del congelación sin Bisfenol A?

Existen neveras por enfriameinto cíclico donde se conservarán mejor los productos frescos y como ultima novedad, las neveras con cajones Biofresh que tienen un sensor que mantiene la temperatura a 0°C, pero no llegan a congelar. ¡Una manera de mantener los enzimas y vitaminas!. Una nevera enfría entre 4-5ºC y un cajón Biofresh a 0°C. Un cajón Biofresh puede conservar la carne 7 veces mas que una nevera normal y la verdura duplica su durabilidad.

Antiguamente las casas disponían de una despensa fría, un espacio orientado a norte con una temperatura entre 14°C y una humedad del 70-80%, generalmente semienterrada o en contacto con la tierra. La costumbre para conservar mejor los alimentos era procesar mediante técnicas de conservación que también utilizamos hoy en día.

Conservar apropiadamente los alimentos es una forma de hacer frente al despilfarro alimentario. Todas las técnicas se caracterizan por que reducen la cantidad de agua o de oxigeno del alimento. Sino hay agua u oxígeno en un alimento, no proliferan los microorganismos. Tanto la sal de una salazón como el azúcar de las confituras absorben la humedad del alimento evitando que proliferen baterías patógenas, la deshidratación extrae casi toda el agua y la congelación por debajo de -10 °C tampoco permite la proliferación de los microorganismos porque el agua se solidifica. La conservación con aceite evita el contacto del alimento con el oxígeno y entonces no proliferan tampoco los microorganismos. También existe la conservación al vacío que extrae todo el oxígeno y la conservación con vinagre, porque un medio ácido también impide la proliferación de microorganismos. Por último la fermentación donde intervienen bacterias (como el yogur, una forma de conservar la leche fresca).

Para evitar el despilfarro alimentario hay que comprar justo lo que consumiremos. Si vemos que se nos estropean los productos habrá que ajustar la compra. Por otro lado, podemos practicar el Batch Cooking, que ahora está tan de moda, para facilitar la gestión de las comidas durante la semana. Se destinan unas horas en la cocina para hacer las elaboraciones base de la semana. Ideal para que no se estropeen los alimentos por falta de tiempo.

Queremos despedirnos dando otro alternativa para conservar las verduras dispuestas en recipientes en agua de la misma manera que disponemos las flores en jarrones que decoran nuestro hogar. Otra forma de conservar y verdear el interior de nuestros espacios.

¡Gracias Monika Grabkowska por la foto!

conservar-bien-para-nutrirnos-mejor-rene

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No utilizaremos los datos proporcionados en este formulario para añadirlo a ninguna lista de correo. Puede consultar aquí nuestra Política de privacidad y protección de datos.