rené soluciones para un hogar saludable y eficiente.

No hay productos en el carrito.

¿Gas o electricidad?

Muchos clientes que llegan a la tienda dudan si conservar la cocina de gas o bien pasarse a una eléctrica. Lo mismo sucede con los sistemas para calentar el agua o calefacción: ¿Mejor gas o electricidad?

Hace unos años escribimos en el blog la entrada ¿Gas, Vitro o Inducción? Donde nos centramos en la cocción para describir el modelo energético del futuro. Nuestra opinión, a pesar de que sabemos que el fuego está muy vinculado a la cocina, es hacer el cambio a un modelo eléctrico. Las razones son muy sencillas. El gas es contaminante y está generando muchos problemas socio-políticos. Muchas personas nos reprochan que la electricidad genera campos electromagnéticos que afectan a la nuestro salud. Nosotros respondemos que si para disfrutar de buena salud generamos problemas a otros, preferimos arriesgar un poco la propia. Sabemos que tenemos conocimiento suficiente para hacer un buen uso de los aparatos eléctricos y por eso hacemos tareas divulgativas. Evidentemente siempre existirán excepciones como las personas electrosensibles.

Con el paso de los años se refuerza esta idea de cambio hacia la soberanía energética y que el gran paso reside en producir  energía limpia y renovable localmente. Por eso recomendamos dar el paso a un modelo energético basado en la electricidad. Esto comporta hacer un buen uso de los electrodomésticos para menguar la contaminación electromagnética.

Queremos compartir con vosotros la opinión de un gran especialista, Toni Lluveras. Con él hemos reflexionado y compartido nuestras dudas, Toni es educador ambiental desde Intiam Ruai, una empresa que se dedica desde el 1997 a crear una nueva cultura energética mediante la formación en energías renovables, el ahorro energético y la eficiencia energética. El objetivo de Intiam Ruai es educar, sensibilizar, formar, dar conocimiento sobre el potencial y las aplicaciones de las energías limpias y renovables y enseñar como hacer un buen uso de la energía mediante medidas de ahorro y de eficiencia energética. Trabajar los valores ambientales para crear una nueva manera de satisfacer las necesidades energéticas de la humanidad, con total equilibrio con las leyes de la naturaleza.

Formulamos a Toni la siguiente pregunta: ¿Cómo tendría que ser el modelo energético del futuro, para poder disfrutar de los servicios que nos proporciona la energía, sin arruinarnos económica ni ambientalmente?

Y a continuación compartimos su respuesta:

«Este nuevo modelo  tiene que basarse en estos tres pilares: El ahorro energético, la eficiencia energética y las energías renovables. Esto implicaría reducir el consumo energético aplicando medidas de ahorro y utilizando los aparatos más eficientes disponibles, y producir el 100% de la energía con renovables.

Todos los informes y estudios que se han realizado sobre este tema, nos demuestran que es posible y económicamente viable, de hecho más barato a la larga.

Para conseguir este modelo 100% renovable tenemos que ir hacia lo que se llama “todo eléctrico”. Esto quiere decir que las viviendas y el transporte (menos el transporte marítimo y de aviación) tendría que funcionar con electricidad. Nuestras casas tendrían que tener solo un suministro energético, la electricidad (menos ciertos tipos de viviendas ubicadas a lugares donde hace muy frío, que tendrían un apoyo de la biomasa)

Esto quiere decir, que el agua para usos sanitarios, la calefacción y la cocina tendrían que funcionar con electricidad e ir dejando de utilizar el gas para estos usos. Este cambio se tendría que hacer a aparatos eficientes como las bombas de calor con clasificación energética A+, A++ o A+++ para la calefacción y el agua caliente sanitaria.

El gas que utilizamos es una fuente de energía no renovable, y esto implica que de aquí a pocas décadas se agotará, además, este recurso energético no lo tenemos disponible y dependemos de otros países para obtenerlo. Su precio irá al alza y es un combustible fósil que genera mucha contaminación.

Si hacemos funcionar casi todo el país con electricidad, hay muchas ventajas. La primera es que la podemos producir nosotros, la segunda es que la podemos generar con fuentes de energía autóctonas y renovables (de hecho hoy en día ya producimos el 40% de la electricidad con fuentes limpias) y la tercera es que a medida que se vaya incrementando la producción con renovables (hasta llegar al 100%) el impacto ambiental generado por la producción energética se reducirá a valores asumibles para el planeta.

Un ejemplo; un coche de gasolina o diésel es 100% contaminante puesto que estos combustibles tienen un gran impacto ambiental. En cambio un coche eléctrico, hoy en día en nuestro país es un 40% limpio y un 60% contaminante (recordemos que actualmente un 40% de la electricidad es renovable) Dentro de unos años se podrá cargar con el 80% con energías renovables y con el 100% de aquí al 2040-2050 cuando tengamos el modelo sostenible implementado. Con la calefacción de gas pasaría exactamente lo mismo.

Por lo tanto, la recomendación seria que cuando los aparatos y coches lleguen al final de su vida útil estudiemos la posibilidad de hacer el cambio hacia aparatos y coches eléctricos eficientes”.

Puede ser que hayan puntos de discordia entre la eficiencia y la salud y habrá que valorar en cada caso. Seguiremos compartiendo nuestras reflexiones conToni en próximas entradas.

Gracias Karsten Würth por tu foto en Unsplash

gas-o-electricidad-rene