rené soluciones para un hogar saludable y eficiente.

No hay productos en el carrito.

Abriguemos también los edificios

Cuando hace frío nos protegemos con una manta. Muchos edificios también necesitarían abrigarse, envolviendo todas sus fachadas con un manta de aislamiento térmico. Esta solución es conocida como SATE (Sistemas para el aislamiento térmico por el exterior). Hay muchos tipos de aislamientos pero nosotros recomendamos preferentemente  materiales ecológicos, reciclables, reutilziables y/o compostables como: las fibras de madera, corcho, celulosa y algodón.

Un cerramiento aislado reduce a una cuarta parte las transferencias de calor que se producen a través de él. Esta práctica se acompaña de otras mejoras en ventanas y cajas de persiana: la sustitución de las carpinterías con ventanas de madera o bien aluminio con RPT (Rotura de puente térmico), ventanas con doble acristalamiento, vidrios bajo emisivos, aislamiento en cajas de persianas y sustitución de cintas y correas de la persiana.

Cuando no se puede alterar la fachada, existen otrás prácticas de aislamiento. En este caso, la “manta” no envuelve y abriga el edificio por el exterior”, sino que se aprovechan las cámaras de aire interiores.  Muchas de ellas sin aislamiento o bien con muy pocos centímetros. Este aislamiento térmico se consigue insuflando celulosa a granel en las cámaras de aire existentes.

La arquitectura nació de la necesidad de dar cobijo. Cada refugio tiene unas características determinadas que responden a los factores climáticos del lugar donde se ubica. La arquitectura estaba estrechamente relacionada al lugar. Coincidiendo con el avance tecnológico, nuestros refugios modernos abandonan estas prácticas ancestrales y se abandona uno de los principios de la arqutiectura.  La arquitectura se abandona a la economía y se construye sin consciencia de lugar. La tecnología permite resolver con medios mecánicos  las necesidades energéticas.  Ahora nos damos cuenta del gran error y de ahí que la “eficiencia energética” este a la orden del día. Debemos mitigar los problemas derivados de esta  época de construcción desenfrenada. De edificios mal aislados que despilfarran energía, en momentos que la factura energética está subiendo. Abrigar el edificio sería la primera práctica de ahorro energético.

Desde René, hemos participado de varias reformas para mejorar  la eficiéncia energética de varios inmuebles y viviendas privadas. Si necesitas asesoramiento, no dudes en consultarnos.

abrigamos-edificios-rene.png

Abrir Whatsapp
Whatsapp
¡Hola! ¿Podemos ayudarte?