rené soluciones para un hogar saludable y eficiente.

No hay productos en el carrito.

¿Cuándo diremos adiós al amianto?

En la masía, tenemos dos bidones de fibrocemento (de diámetro 50cm x 60cm de alto) con un presupuesto, de una empresa de desamiantado, de casi 800€ para retirar las dos unidades. ¡Y nos han hecho un buen precio! Estamos esperando las próximas ayudas del estado para deshacernos del amianto, que se encuentra justo en la entrada del huerto, y así poder hacerlo debidamente. Hace falta que la administración se implique por que se trata de una situación que amenaza la salud pública según los especialistas.

De amianto, hablamos en la última colaboración del programa Vida Verda de Rne4 con Pilar Sampietro, a raíz de la alerta de un grupo de padres alarmados por la presencia de amianto en la escuela de sus hijos. El amianto es un mineral aislante, inflamable, durable y económico. Propiedades muy ventajosas que desgraciadamente el hombre aprovechó para su explotación en la industria de la construcción, electrodomésticos, téxtil, automoción, etc.

Como practicante de la Baubiologíe o Biología de la construcción, me gusta tomar como modelo de construcción la naturaleza. Ésta también esconde componentes tóxicos que hay que conocer para saber cómo manipular y convivir. Hace un tiempo informamos del gas radón en la entrada: El desconocido gas radón.  Hoy es el turno del amianto.

Su composición en forma de fibras muy, muy delgadas hace que las podemos inhalar. Si llegan al pulmón, al cabo de los años pueden desencadenar enfermedades respiratorias, cáncer de pleura, cáncer de pulmón, y los expertos dicen que cualquier tipo de cáncer porque la sangre transporta las fibras a cualquier parte del cuerpo. Un plazo de latencia entre 20-40 años hace que sea muy difícil asociar la causa (la exposición al amianto) y el efecto (la enfermedad) y de aquí el origen del calvario que sufren los afectados.

Las primeras víctimas fueron los trabajadores que hace 40 años manipulaban amianto en las fábricas, sin ningún tipo de seguridad. Sus familiares, no han conocido la causa de su muerte, hasta que gracias a las movilizaciones de las asociaciones de afectados se empezaron a ganar los primeros juicios. Por más información os recomendamos la web del Col.lectiu Ronda, un grupo de abogados que lleva años defendiendo a las víctimas

Hacia finales del s. XIX (1898) los primeros médicos empezaron a sospechar que la exposición al amianto podría desencadenar enfermedades pulmonares. Estas investigaciones hechas en Inglaterra no tuvieron respuesta, en nuestro país, hasta el 2002 cuando se prohibió el uso de amianto. Hoy está considerado un cancerígeno de primera categoría (La OMS ya lo declaró en 1977). Ha habido demasiados intereses y silencios. Tampoco voluntad entre empresas, administración, médicos y todos los colectivos vinculados para trabajar conjuntamente.

“Ha habido una maniobra política. Se prohibió en 2002 su uso y con esto parecía que ya estaba todo solucionado. Pero no, para cambiar las cosas no basta con prohibir su uso, hace falta que se erradique por completo su presencia. Posponer su retirada es absurdo, es cómo si con el coronavirus tuviéramos la vacuna pero decidiéramos no utilizarla” advierte Carmen Fernández, neumóloga y representante de la Organización Médica Colegiada.

Tras los empleados, empezaron a enfermar los miembros de sus familias, especialmente las mujeres que lavaban la ropa de trabajo, envuelta de fibras de amianto. También los habitantes próximos a las fabricas estarían en este grupo.

Actualmente los estudios apuntan que no hay riesgo 0. ¡Todos estamos expuestos! ¡Científicos han encontrado fibras de amianto incluido en la Antártida! Insistimos en este punto por que según el Dr. Tarrés un especialista en el tema,  actualmente “El único nivel que asegura no sufrir un cáncer de pleura a causa del amianto es cero”. Según el Dr. Tarrés no se puede decir que una fibra respirada, no pueda ser la causa que con el tiempo desencadene una enfermedad asociada.

Según estimaciones de las autoridades europeas, la inhalación de partículas de amianto será responsable de la muerte de al menos medio millón de personas en territorio europeo antes de 2040. Hay que apresurarnos y retirar debidamente todo el amianto que nos rodea.

Hoy queremos dar visibilidad al tema, por que nos preocupa la manipulación descuidada que se hace. Si tenéis amianto en casa, no lo manipuléis vosotros mismos, ni personal no cualificado. Hay dos fórmulas que nunca deberían hacerse: encapsular, que está prohibido por ley, o romper y enterrar en cualquier lugar. Una práctica habitual para evitar los complejos protocolos de retirada.

Ahora estamos en una fase importantísima. Tal como marca la normativa europea todos los municipios tienen que tener un censo terminado al 2023 con un plan de acción por detrás para desamiantar. El objetivo es eliminar al amianto de todos los edificios públicos en 2028, y del conjunto del territorio en 2032. ¿No vamos, como siempre, un poco lentos?

Abrir Whatsapp
Whatsapp
¡Hola! ¿Podemos ayudarte?