rené soluciones para un hogar saludable y eficiente.

No hay productos en el carrito.

Instalaciones eléctricas biocompatibles

Se debate mucho sobre los efectos de la implantación de la 5G en nuestra salud pero poco se habla de los efectos de una deficiente instalación eléctrica del hogar. (Ver ¿Qué es el electrosmog?)

Las radiaciones no son buenas ni malas. La vida en la tierra se ha desarrollado gracias a la radiación solar, pero el exceso de sol también produce patologías.

Si añadimos el grave problema de la dependencia energética que ha constatado la inmerecida guerra de Ucrania todo apunta a que nos dirigimos hacia una civilización “todo eléctrico” Si queremos decir adiós al gas, acabaremos electrificando nuestro hogar. (Ver Autoconsumo en Espai René)

Se habla del futuro renovable y de la necesidad de ser más eficientes  pero poco se habla de cómo interfiere en la salud el hecho de electrificar 100% los espacios habitables ¡Es necesario una cultura de la prevención!

Por un motivo u otro, nuestra opción es bien clara: hay que dirigirnos  hacia la autosuficiencia energética con instalaciones eléctricas biocompatibles.

A continuación compartimos unas pautas para ejecutar una instalación biocompatible. (Ver también Precauciones frente LF)

(Gracies Wolfgang Mennel por la foto en Unsplush)

El equipo técnico debe planificar una correcta distribución en planta de los espacios, de los aparatos, circuitos y canalizaciones para que todas las zonas de descanso queden libres de radiaciones. Entendemos por zonas de descanso los cabezales de las camas, mesa de estudio, trabajo y el sofá.

Recomendamos dibujar un plano de distribución de CEM. Ubicar todos los aparatos eléctricos y  marcar una zona de seguridad alrededor de un metro y medio o dos metros por aparato, aproximadamente. Un mapa que nos ayuda a tomar conciencia de la necesidad de tomar distancias de seguridad a los aparatos eléctricos. Un plano que nos facilita si hacemos cambios posteriores. (Ver  CookExpert i CEM).

Los lugares de descanso son sagrados. Por la noche, el cuerpo se regenera. Debemos evitar  dormir con la cabeza frente a una pared dónde en el otro lado se ubique una placa de inducción o la maquinaría del ascensor o una nevera como es el caso que describimos en Electrodomésticos i CEM. Poner más atención, si se trata de la cama de una embarazada, una persona mayor o un niño que son los grupos de personas más vulnerables.

Podemos apantallar los cables, cajas y enchufes con un cableado especial. Esta opción requiere una inversión económica que muchas veces se puede resolver con una buena planificación y distribución desde origen. A veces se aplica solo en la zona del dormitorio o cuando el cliente es una persona hipersensible.

Planificar una distribución de circuitos que incluya una línea exclusiva parar dormitorios. Muy interesante porque nos permitirá sectorizar el mismo con un desconectador de fase. Los dormitorios quedaran exentos de radiaciones si se hace un buen uso del mismo.

Por otro lado, diseñar la construcción con materiales naturales reducirá la electrostática (campos eléctricos continuos) que reduce la calidad del aire interior.

Durante la obra, el instalador tendría que ser muy esmerado en la distribución: Evitando circuitos en anillo, manteniendo un orden en todo el circuito, y respetando las zonas exentas de cableado, señaladas por el equipo técnico.

Medir la toma de tierra del edificio ¡Sobre todo comprobar que haya! Y verificar que su resistencia esté por debajo de los 6 ohmios. Una medida más exigente que la pautada por la normativa actual.

Hace falta equipos multidisciplinares que incluyan operarios especialistas en instalaciones biocompatibles que velen por la nuestro salud.

Hay puntos que dependerán de nuestro uso. Es importante que todo aparato de nueva adquisición tenga conexión a tierra. Se identifica por el enchufe de 3 clavijas ¡Cuidado con las camas con mecanismos eléctricos y las mantas eléctricas! Hay que desenchufar después de hacer uso. Desenchufar los aparatos cuando no se utilizan, sería una regla básica que  también nos ayudará a ser más eficientes. Lo ideal y práctico es conectar aparatos cercanos en una base múltiple de enchufes bipolar. Así se facilita la desconexión con un solo interruptor.

Mientras los aparatos no se blindan, que es un factor que depende del fabricante, tendremos que tomar medidas de prevención como la distancia a la fuente. En la cocina por inducción evitaremos estar mucho rato delante de los fuegos. Hay sistemas para cocinar con el calor residual. Esto quiere decir que los alimentos se cocinan al fuego 1/4 de la cocción, reduciendo nuestra exposición y riesgo. (Ver gas, vitro, inducción).

Ojo con los despertadores digitales, móviles y cualquier aparato eléctrico en la mesilla de noche. (Ver minimizar las radiaciones). Vigilar con los teléfonos inalámbricos. No queremos antenas de telefonía móvil en nuestros edificios ni alrededores pero los teléfonos inalámbricos pueden ser antenas dentro del hogar. Eliminar, sustituir por uno de cable o adquirir un de bajas emisiones.

Si la normativa eléctrica biocompatible fuera de obligado cumplimiento, no encontraríamos tantos problemas en las paredes adyacentes. Como todavía queda un camino largo para conseguirlo, recomendamos medir siempre las paredes medianeras con el vecino u otro espacio comunitario y si hace falta apantallarlas.

La mayoría de problemas dentro del hogar provienen de los fuertes campos eléctricos en los cabezales del dormitorio. Una solución muy práctica consiste en separar la cama de la pared porque la intensidad del campo disminuye con la distancia.

También podemos valorar otra distribución del mismo o desconectar los magnetotérmicos por la noche (a excepción de la nevera). La solución más adecuada, segura y definitiva es apantallar la zona del cabezal.

Abrir Whatsapp
Whatsapp
¡Hola! ¿Podemos ayudarte?